Préstamos no bancarios: un nuevo modelo para las pymes que necesitan liquidez y agilidad

Préstamos no bancarios: un nuevo modelo para las pymes que necesitan liquidez y agilidad

Trend Capital introduce desde Argentina su modelo de créditos para capital de trabajo, en el corto plazo y sin la burocracia de un banco tradicional

Toda empresa cuenta con un flujo de créditos a cobrar. Pero si bien los fondos están asegurados a futuro, muchas veces los pagos hay que hacerlos hoy. El acceso a  financiación es uno de los problemas más frecuentes para los pequeños negocios, y la urgencia por liquidez no siempre permite acompañar los tiempos de un banco.

Esta clase de contratiempos fue lo que motivó a Mariano Antonovich, director de Trend Capital, a abandonar el sistema bancario luego de dos décadas de carrera, para abrir su propia firma enfocada en créditos para pymes.

«Lo que me dejó mi experiencia es que hay una gran cantidad de negocios que se desperdician por la rigidez. Un préstamo implica un trámite que puede llevar varios meses, paseando por comités de crédito y departamentos legales, y las pymes necesitan los fondos de forma inmediata», explica el director.

El modelo Trend consiste en tomar los flujos futuros de cobranza de estas empresas y adelantarles el capital para cubrir su gap financiero. El instrumento más frecuente para esto es el cheque de pago diferido, pero también se pueden descontar facturas a cobrar, contratos con flujos de pago futuros y flujos de tarjeta de crédito.

En este sentido la flexibilidad es un diferencial. A diferencia de un préstamo bancario o el descuento tradicional de cheques, la estructura de Trend permite analizar la operación en base a cualquier instrumento cedible, incluso el cheque propio, y hasta se han aceptado solicitudes contra warrants de granos para el sector agropecuario.

Los préstamos no son minoristas ni hipotecarios, sino que tienen como único destino capital de trabajo, con plazos que oscilan entre 30 y 180 días. La evaluación es inmediata y los únicos requisitos formales que se exigen son un certificado de vigencia de la sociedad, su información legal, un balance patrimonial y un registro de firmas. 

Este servicio financiero elimina la burocracia típica de un banco, pero no sus principales ventajas, como la atención personalizada. Los clientes de la firma no deben realizar una solicitud en la página web sino que cuentan con un oficial de cuentas, que los escucha y les brinda una respuesta de acuerdo con sus necesidades.  

Lo mismo en lo relativo a la transparencia. En contra de la informalidad que domina el negocio de préstamos, todas las operaciones de la firma son bancarizadas y con transferencia electrónica. La firma además cumple con toda la normativa en materia de prevención de lavado de activos y es auditada periódicamente por Ernst & Young.

Llegada a Uruguay

Luego de diez años operando en Argentina, Trend Capital desembarcó en la calle Potosí de Carrasco, donde próximamente abrirá su oficina de atención al público.

La empresa lleva menos de dos meses operando y en ese tiempo ya lleva cedidos US$ 600.000 en créditos, principalmente a empresas proveedoras de constructoras y mutualistas. Su proyección es colocar US$ 10.000.000 de acá a un año

«Más allá de que Uruguay cuenta con una economía estable y un tipo de inflación bajo, hay un mercado que en términos de dólares no es tan pequeño como cree la mayoría. Es una plaza con un enorme potencial, y si cumplimos con nuestras metas, apuntamos a convertirnos en un jugador importante de acá a tres años», concluye el director.

Pensar Empresa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *